Segunda semana de Adviento
 
 

Liturgia de la Palabra:

16/07/2016
Sábado de la decimoquinta semana de Tiempo Ordinario.

PRIMERA LECTURA
Desean los campos y se apoderan de las casas

Lectura de la profecía de Miqueas 2,1-5

¡Ay de los que traman el crimen y planean pérfidas acciones en sus camas.

En cuento apunta el día las ejecutan, porque tienen el poder!

Desean campos y los roban, las casas, y se apoderan de ellas; oprimen al cabeza de familia y a los suyos, explotan al ciudadano y sus bienes.

Por tanto. esto dice el Señor:

«Yo también tramo contra estas gentes un mal del que no podréis apartar el cuello y no andaréis con la cabeza alta, pues serán malos tiempos aquellos.

Aquel día os dedicarán una sátira, se cantará una elegía que diga: "Estamos totalmente perdidos, pues se reparte el lote de mi pueblo; ¿cómo se volverá hacia mí para restituir nuestros campos que ahora está repartiendo?”.

Por ellos, no tendrás quien te eche a suertes un lote en la asamblea del Señor».

 

Palabra de Dios.

 

 

SALMO RESPONSORIAL 9,22-23.24-25.28-29.35 
R. No te olvides de los humildes, Señor.

¿Por qué te quedas lejos, Señor, 
y te escondes en el momento del aprieto?
 
En su soberbia el impío oprime al infeliz
 
y lo enreda en las intrigas que ha tramado. R.

El malvado se gloría de su ambición, 
el codicioso blasfema y desprecia al Señor.
 
El malvado dice con insolencia:
 
«No hay Dios que me pida cuentas. » R.

Su boca está llena de maldiciones, 
de engaños y de fraudes;
 
su lengua encubre maldad y opresión;
 
en el zaguán se sienta al acecho,
 
para matar a escondidas al inocente. R.

Pero tú ves las penas y los trabajos, 
tú miras y los tomas en tus manos.
 
A ti se encomienda el pobre,
 
tú socorres al huérfano. R.

 

 

EVANGELIO
Les mandó que no lo descubrieran. Así se cumplió lo dicho por el profeta

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 12, 14-21

En aquel tiempo, al salir de la sinagoga, los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús.

Pero Jesús se enteró, se marchó de allí, y muchos le siguieron.

Él los curó a todos, mandándoles que no lo descubrieran.

Así se cumplió lo dicho por medio del profeta Isaías:

«Mirad a mi siervo, mi elegido, mi amado, en quien me complazco. Sobre él pondré mi espíritu para que anuncie el derecho a las naciones. No porfiará, no gritará, nadie escuchará su voz por las calles.

La caña cascada no la quebrará, la mecha vacilante no lo apagará, hasta llevar el derecho a la victoria; en su nombre esperarán las naciones».

 

Palabra del Señor.

 

 
Buigle como página de inicio para Explorer, Firefox o Chrome - Buigle como motor de búsqueda de: Explorer, Firefox o Chrome
© 2015 buigle    Todo sobre esta web